Malos hábitos como el tabaco o consumir café, té o vino tinto provocan al contacto con los dientes que estos vayan perdiendo su color primigenio. Pero también existen otros motivos que generan tinciones desde el interior, debido al uso de antibióticos, por hipoplasias de esmalte, deficiencia vitamínica o fluorosis; así como la influencia que ya hace de por sí el paso de los años. Gracias al blanqueamiento dental las piezas van recuperando tonos más claros mediante la eliminación de las partículas que han oscurecido el color natural del esmalte. Y para ello se pueden emplear diferentes tratamientos en función de las necesidades y presupuesto del paciente.

Blanqueamiento en casa

Una opción que se ofrece en la Clínica Dental Bucoral es llevar a cabo un método de blanqueamiento en el propio domicilio, contando en todo momento con el asesoramiento de los especialistas.

Este tratamiento comienza por tomar las medidas de la boca del paciente para confeccionar una férula de blanqueamiento. Posteriormente se le explica cómo tiene que depositar el producto blanqueador y cuánto tiempo lo debe tener puesto: 30 minutos al día durante dos semanas.

Tratamiento en la clínica

El otro tratamiento que oferta la clínica se lleva a cabo en las instalaciones, realizándose en una única sesión, lo que permite un resultado más inmediato que el anterior. Sin embargo, este método, sí produce una mayor sensibilidad dental a los pacientes. No así el blanqueamiento con férula en casa, cuya principal desventaja es que se prolonga más en el tiempo.

En ambos casos, los tratamientos para aclarar el tono de los dientes son técnicas seguras que no dañan el esmalte o las encías. Además, se opte por el método que se opte para lucir una mejor sonrisa, como apunta la gerente de la Clínica Dental Bucoral, María Teresa Bravo, “con los dos se consigue el mismo blanqueamiento”.