Tener dolor cuando se come, e incluso cuando se está tumbado, un cambio a un color más oscuro del diente o la aparición de un flemón o una fístula -acumulación de pus- en el tejido que rodea a las piezas suelen ser síntomas de la existencia de caries profundas que comienzan a afectar al nervio. Y es ahí cuando se hace necesaria una endodoncia.

Este tratamiento tiene como fin limpiar el interior del diente, donde se encuentran lo que se conoce como pulpa: un tejido blando en el que están los nervios y los vasos sanguíneos, que está recubierta por la dentina y por el esmalte. Una vez la estructura dental ha sufrido daños irreversibles; por ejemplo, por una caries; el objetivo de este procedimiento es conservar el diente ya que, de no ser tratado, finalmente sería necesario tener que extraerlo. Al quedar sin la acción protectora de parte del esmalte y la dentina, se podría llegar a sufrir la pérdida de la pieza.

Partes del diente

Tras consultar con el paciente, en la Clínica Dental Bucoral se continúa el diagnóstico realizando una exploración bucal para observar el estado de los dientes y el tejido periodontal, realizando en el caso necesario radiografías para su confirmación.

Tras la anestesia de la zona donde se encuentra la pieza dental afectada, el especialista comienza a retirar los componentes que están dañando la corona dental, para acceder a la pulpa. A continuación se extrae el tejido infectado y se termina de limpiar la pieza, antes del moldeado del conducto del nervio y su posterior rellenado. Finalmente se sella el conducto donde está el nervio y se reconstruye el diente.

Si no se llegara a eliminar todo el nervio afectado por la caries o el empaste no rellena el conducto por completo, pueden aparecer problemas a medio o largo plazo: nuevos dolores, reinfecciones o incluso la fractura del diente.

Dado que el diente, tras el vaciado de la pulpa, deja de tener irrigación de los vasos capilares, la dentina se vuelve más frágil, hasta el punto de que se pueda romper el diente. Por ello, según los casos, especialmente cuando queda poca estructura dentaria en Clínica Dental Bucoral también recomendamos la colocación de una funda para proteger la pieza.