Está claro que, a la hora del cepillado, nos centramos fundamentalmente en la
limpieza de los dientes. Sin embargo no basta sólo con dedicar tiempo al frotado de
las piezas para eliminar los restos de comida, ya que también la placa se puede
generar en espacios como el surco gingival, entre el diente y la encía, lo que a
posteriori también puede acarrear problemas. De ahí, el necesario cuidado de las
encías para mantener una buena salud bucodental.

En primer lugar, uno de los aspectos a tener en cuenta en la higiene de esta parte
de la boca es el cepillo que vamos a emplear. Y es que, especialmente en el caso
de que tenga una especial sensibilidad, hay que optar por un cepillo suave
(https://clinicadentalbucoral.com/tipos-cepillos-de-dientes-usos/) . Su empleo debe
ser con movimientos “cortos y circulares, y colocando el cepillo con una inclinación
de unos 45% respecto a la encía”, como apunta la gerente de la Clínica Dental
Bucoral, María Teresa Bravo.

Para una mejor limpieza, junto al cepillado y el colutorio, se recomienda emplear
hilo dental. Otra opción es el uso de cepillos interproximales que permiten
eliminar mejor los restos que se han podido quedar entre los dientes. De hecho,
este tipo de elemento se hace imprescindible para personas que ya han sufrido
parte de la pérdida de la pieza -y por lo tanto el cepillo no entra bien- o entre
quienes usen implantes. En este último caso, además, también es recomendable
contar con un irrigador dental para poder realizar una limpieza con mayor profusión,
como ya os hemos contado en artículos anteriores.
(https://clinicadentalbucoral.com/limpieza-implantes-protesis-dentales/)

Enfermedades que afectan a las encías

– Gingivitis: Se produce cuando hay una inflamación de la encía de carácter
leve. Su tratamiento se centra en una limpieza realizada por profesionales de
la higiene dental y acompañada con un mantenimiento constante en casa, en
el que al cepillado hay que sumar el complemento del hilo dental.

– Periodontitis: Se trata de una inflamación de las encías más grave que
acaba afectando al hueso alveolar. Consecuentemente, además de la
limpieza dental en la clínica hay que realizar un raspaje, también denominado
curetaje, ya que para ello se emplea un aparato llamado cureta que sirve
para raspar la zona afectada y así deshacer el sarro acumulado. Además,
para completar el tratamiento, al paciente se le manda durante un periodo de
tiempo antisépticos orales para su uso tras la limpieza.

Periodontitis severa: En estos casos, además del tratamiento anterior de la
limpieza y el raspado hay que añadir el uso de antibióticos tópicos para
controlar la infección bacteriana en la encía.

0/5 (0 Reviews)